Vuelve el viejo disco de vinilo El acetato retoma fuerza y parece ser un arma más fiel y poderosa que el láser. No se trata de una guerra de materiales, sino una pelea que desde hace 30 años, aproximadamente, surge entre los fanáticos del disco de vinilo y los tecnófilos amantes del compact disc.

Hace exactamente 44 años la firma alemana Deutsche Grammophon presentó el primer disco de larga duración (Long Play). Fue en la Feria alemana de la Música, en la ciudad de Dusseldorf. El LP (o elepé, como se castellanizó) era un disco de acetato que giraba a 45 revoluciones por minuto. Hasta ese entonces, los reproductores de música sólo podían girar a 33 rpm, lo que denostaba la calidad acústica.

En el primer año de su existencia, cerca de 1947, el vinilo vendió millones de copias. Fue el rey en todas las pistas del baile desde pop, rock, baladas, música clásica, jazz  y hasta la música electrónica;  pero cuyo mandato comenzó a decaer con la llegada del CD o compacto.

Si atendemos a la situación  actual del mercado, entendido  como las listas de ventas, da la  impresión de que el vinilo  hubiese desaparecido de la faz  de la tierra para quedar  relegado a las catacumbas que  habitan los puristas del sonido  analógico, que deambulan por  tiendas especializadas de vinilos.Pero no es así, cifras demuestran que su venta y fabricación en el ultimo año a subido mas de un 25% ganándole cada vez mas terrero a los CD u otro formato digital; todo este auge a estado impulsado por una segunda juventud, una especie de revival alimentado tanto por películas, como por la subterránea labor de sellos discográficos que aún editan sus vinilos en un mercado para DJ’s que prefieren el vinilo al CD, a estos artistas y amantes a la música electrónica no se le puede negar el papel importante que han tenido, dado al romanticismo que crearon y dejaron de legado en la escena en torno a estos discos.

La razón más importante  de que vuelvan en todos los niveles musicales nada tiene que ver con la nostalgia de un tiempo pasado, sino un uso pragmático: el vinilo ha demostrado tener una calidad de sonido más durable en el tiempo, si se lo utiliza con precaución.

La razón es simple: el acetato reproduce el sonido desde la fuente a la salida (o sea, el parlante) de manera analógica. El CD, en cambio, toma la salida analógica, la transforma en digital y luego nuevamente a analógica. Este traspaso –que se logra mediante la reducción de curvas en código binario- hace que vayan perdiéndose matices en el sonido.

Otra característica importante que se le atribuye es en la música en general, pero en especial a la electrónica es que se convirtió en un filtro musical, dado a que las tiendas especialistas no venden cualquier tipo de música; como Si, por ejemplo, tanta de baja calidad que se pueden encontrar en tiendas y distribuidoras digitales.

¿Ahora cual sera el futuro próximo y lejano que le deparará al vinilo?

Fuente: infobae.com

Fuente alterna: Tipete.com

Autor alterno: MaryCarmen


Share


Like This!

Anuncios