Larry Heard: “El negocio de la música ya no está solo en la producción de discos”. El productor estadounidense impartió un interesante charla como cierre a los Workshops de la Red Bull Music Academy.

Madrid puso el punto final a los Workshops de la Red Bull Music Academy 2011 en España con un cierre por todo lo alto. Ante un centenar de personas, el productor estadounidense Larry Heard impartió una ‘master class’ en la que además de dar un repaso a su extensa trayectoria e influencias, dio su visión particular sobre el futuro de la industria discográfica.

Heard, que fue junto a otros colegas coetáneos como Frankie Knuckles o Ron Hardy uno de los precursores del house, ha reconducido su carrera como compositor hacia las bandas sonoras televisivas y el videoarte, por lo que más que un productor se considera “un ingeniero musical”: “El negocio ya no está solo en la producción de discos, sino en los tonos de móvil, en jingles y bandas sonoras…”

A la hora de desvelar su receta mágica en el estudio, Heard se remitió a su “experiencia al piano, a las notas que tocaba con mis manos. Todo eso he intentado trasladarlo a la programación y a los teclados”. “Mis dos hermanos tocaban la guitarra, entonces teníamos un piano en casa y siempre estábamos imitando los números cómicos, así que a mí me tocaba aporrear el piano”, confesó.

Fue entonces cuando Mr. Fingers comenzó a forjar su leyenda: “Es un viaje largo, desde que tenía 15 años, cuando empecé a tocar la guitarra en el instituto, dos años después probé suerte con la batería y me encantó… Entonces, unos siete años más tarde y después de tocar en varias bandas, me propuse hacer mi propia historia, así que me di cuenta que necesitaba desarrollarlas y trabajar con un sintetizador“.

Un proceso en el que la radio jugó un papel fundamental. Primero, aunando los sonidos clásicos de la América de los setenta con nuevas propuestas que llegaban desde el otro lado del Atlántico. “Kraftwerk irrumpieron como algo de otro mundo dentro de la música que escuchábamos en la radio en Chicago en los setenta. Se concentraban R’n’b, clásica y otros estilos… y todos ellos desde Donna Summer a Chic nos sirvieron de inspiración”; y más tarde, gracias a la difusión de sus primeros temas en las emisoras locales.

“Las estrellas se alinearon para lograr esta situación. Las canciones en la radio permitieron que la gente estuviese expuesta a nuestra música y la pudiese sentir más cerca. Fue muy importante para Chicago que la gente conociese nuestro trabajo y que de esta forma, se crease una escena en torno a un nuevo estilo”. Acababa de nacer el house.

“Todo esto fue una experiencia nueva para todos los que formábamos parte de esta escena. Y todo pasó muy rápido”, prosiguió, “entonces, verte rápidamente tocando en Chicago, Nueva York, Miami, Reino Unido y que toda esta gente pudiese escuchar lo que estábamos haciendo. No éramos conscientes de lo que estaba pasando. Lo hacíamos simplemente porque lo sentíamos, y no con la perspectiva de que todo aquello fuese a ser una moda”.

Más tarde llegaron los primeros puestos en los ‘charts’, el éxito: “Por supuesto que quieres que la gente te escuche, así que alcanzar todo eso es muy gratificante. Pero no es el único rasero para alcanzar el éxito. En mi caso, no fue algo premeditado, sino que ocurrió con un trabajo con el que realmente disfruté”. Un trabajo que, después de tres décadas transcurre por unos caminos totalmente diferentes, pero que ha permitido a Larry Heard construir un legado que permanecerá intacto para siempre.

Fuente: Redbull.es

Like This!